El gobierno de Maduro pierde otro aliado en Latinoamérica

0
12

La elección de Nayib Bukele como presidente de El Salvador representa otro golpe para el gobierno de Nicolás Maduro, pues es la pérdida de otro aliado en la región.

Distanciándose de la política de Salvador Sánchez Cerén, su antecesor y uno de los cinco mandatarios que asistió a la toma de posesión del venezolano el 10 de enero, el nuevo gobernante lo considera un dictador. Así lo expresó en un tuit que publicó el 23 de enero tras la juramentación de Juan Guaidó:“Dictadores como Maduro en Venezuela, Ortega en Nicaragua y Juan Orlando en Honduras, jamás tendrán ninguna legitimidad, porque se mantienen en el poder a la fuerza y no respetan la voluntad de sus pueblos. Dictador es dictador. De ‘derecha’ o de ‘izquierda”.

Guaidó felicitó a Bukele por Twitter. “Nuestro país está listo para concretar pronto una nueva etapa de relaciones, basadas en la colaboración y observación de los más altos valores democráticos”, escribió el presidente de la AN.

Nayib Bukele alcanzó su objetivo de gobernar el país con la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional, después de dedicar seis años de su vida a la política local como alcalde de la mano del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

Con una acentuada ambición política, fue expulsado del FMLN, pero su insistencia le permitió hacerse un hueco en GANA, partido completamente opuesto al que lo llevó a ser alcalde, primero de Nuevo Cuscatlán (2012-2015) y posteriormente de San Salvador (2015-2018).

Las discrepancias con la cúpula de la formación de la ex guerrilla terminaron con su expulsión en 2017, cuando fundó Nuevas Ideas, movimiento que trató de legalizar como partido político, pero no cumplía las exigencias de la Ley electoral. Tras ese intento frustrado, buscó espacio en el Centro Democrático para presentarse bajo su bandera a las elecciones presidenciales, pero el partido fue cancelado tras no alcanzar al menos 50.000 votos válidos en las legislativas de 2018. En el último minuto, el ahora presidente electo optó por la única posibilidad que le quedaba: tratar de buscar la presidencia apoyado en GANA, cuya cúpula le tendió el puente para llegar a la otra orilla, la Casa Presidencial, el próximo primero de junio, cuando será nombrado oficialmente presidente del gobierno salvadoreño.

Avatar

Leave a reply