El gran poder detrás del trono de la FED

0
20

He explicado hasta la saciedad la forma utilizada por los ban- cos de EE.UU para estafar legalmente a sus clientes. He descri- to el paraíso de impunidad en que se manejan y sus in uencias y responsabilidades en el orden agiotista internacional y de cómo el presidente George Bush y Barack Hussein Obama tomaron el dinero de los contribuyentes americanos y sin con- sultarles, los hicieron socios obligados de los bancos comercia- les al traspasar una deuda privada a pública.

Esta fue la solución que dos presidentes de los partidos Republi- cano y Demócrata encontraron para solucionar la gran metida de pata que habían dado estas instituciones. De ahí se desprende mi teoría de que son las “Vacas Sagradas del Sistema”.

Para poder comprender el nivel de impunidad y por qué a los banqueros no se les procesó y fueron llevados a la cárcel, sino que se les premió y encima de eso, los recursos públicos que se les entregaron, muchos de ellos los malversaron públicamente, repartiéndoselos entre sus ejecutivos descaradamente como lo- bos en sus jaurías. Para entender el porqué de tanta tolerancia a una corrupción rampante, es necesario conocer a la madre de todos los bancos comerciales en EE.UU, la FED.

¿Qué es la FED?

En español se conoce como el Sistema de Reserva Federal (Fe- deral Reserve System FED), como podrá ver, es tan misteriosa que ni siquiera las siglas se corresponden con su nombre. Se podría decir que es el sistema bancario central estadouniden- se. La gente piensa que es el Banco de Reserva de EE.UU, es decir, el banco del gobierno federal que avala y sustenta todos los depósitos y regula los capitales de los demás bancos. Pero no es así, la FED es un banco de capital netamente privado. Sus decisiones son ajenas a las in uencias del gobierno federal y estatal. Aunque en teoría debe rendir un informe al congreso cada cierto tiempo, en la práctica esto nunca sucede. Su Junta de Gobernadores no recibe dinero del Congreso y su mandato tiene una duración de varios gobiernos y legislaturas. Esta ins- titución tiene tanto poder que hay un miembro de la junta que es designado por el gobierno y desde que es nombrado por el presidente, ipsofacto éste se hace independiente, por lo que la in uencia gubernamental se hace inexistente.

El banco comercial conocido como la FED fue fundado el 23 de diciembre de 1913. Para su implementación contó con la acción irresponsable de una conjura fraguada en el Congreso (de la que hablaré más adelante) que creó el marco legal legis- lando la ley de la Reserva Federal (Federal Reserve Act). Esta ley obligó a todos los bancos nacionales a unirse al sistema y al banco la FED, el Congreso americano entregó el derecho único de imprimir los billetes o ciales dando paso a la instau- ración del más poderoso cartel al estilo Bank Of England.

La FED se aseguró el privilegio de controlar la política mone- taria estadounidense a través de estas tres herramientas: ope- raciones de mercado abierto, regular la cantidad de reservas y las tasas de descuento. A través de la primera, la FED se re- serva la decisión de controlar la cantidad de dinero que pone en circulación, con ello incide y tiene un impacto directo en las tasas de interés, entiéndase, ellos deciden cuando quieren subirlas o bajarlas y por ende es la FED que determina si los préstamos bancarios van a subir o bajar y si son más caros, menos accesibles son para los ciudadanos que los requieren. Para lograr este efecto sólo tienen que aumentar o disminuir la cantidad de billetes que hay en circulación en un determi- nado tiempo.

 

La segunda herramienta manipulada por la FED se re ere a la regulación de la cantidad de reservas. Los bancos comerciales funcionan sobre la base de prestar la mayor cantidad de dinero que los ahorrantes depositan en ellos. Si la FED les ordena a estas instituciones prestar menos dinero, provocan que los préstamos sean menos asequibles y por el efecto de la oferta y la demanda, éstos se encarecen subiendo las tasas de interés hasta el tope.

La tercera herramienta manipulada por la FED son las tasas de descuentos. En algunas ocasiones los bancos comerciales acuden a la FED en busca de préstamos al descuento de corto plazo. Por lo general, los intereses que cobra la FED a estas ins- tituciones, es mayor al que ellos mismos los prestan teniendo una incidencia directa en la cantidad de dinero que los bancos sobregiran.

El poder que se le concedió al banco FED de ser el dueño del dinero, le dio la decisión de elevar o disminuir la tasa de interés, lo cual ha dado tanto poder político en EE.UU que controla y manipula los niveles de in ación de la economía, determinando una serie de factores tan sensibles como el nivel de empleo, por mencionar sólo ese.

Responsabilidad de la FED en las crisis de 1929 y la actual

“A la FED se le acusa de haber inventado, como en un laboratorio las crisis de 1929 y la actual, para luego pescar en mar revuelto”.

En opinión de algunos economistas de la escuela austríaca y la escuela de Chicago, la FED debe desaparecer de la vista del pueblo norteamericano. El extinto ex líder de la escuela de Chicago, Milton Friedman expresó públicamente que si bien es cierto que la FED no provocó la crisis de 1929, sí la empeoró cuando redujo el ujo de dinero en un tiempo donde se nece- sitaba más circulante o liquidez.

El reputado economista de la escuela austríaca, Ludwig von Mises acusa a la FED de ser la responsable directa del estallido de la economía, no sólo estadounidense, sino mundial. Agrega que la FED de forma selectiva y antojadiza ha manipulado de forma arti cial la oferta monetaria.

Sobre la crisis actual, el dedo acusador se dirige a la FED. La conducta habitual de esta institución es jugar de forma perió- dica con las tasas de interés, en eso consiste la operatividad de lo que para muchos es un verdadero cártel. Por ejemplo en la década de los 90s la FED decidió bajar las tasas de interés en los préstamos. Ello trajo como consecuencia un exceso en la oferta de dinero de los bancos comerciales e incluso la aprobación de préstamos fatulos, parecían tiempos de “vacas gordas”. Un buen día la FED decidió terminar el ciclo de los intereses bajos, mejor conocido en ingles como “Greenspan” como una ironía, la FED aumentó 12 veces las tasas de interés después del 2004 y de esa fecha a la actualidad, los aumentos ejecutados por la FED se establecen en un 525%. Estos aumentos se registraron en todos

los renglones como un verdadero efecto dominó, llegando a es- trangular por completo los créditos del sector inmobiliario que alcanzaron un nivel de aumento que dejó a la deriva las familias estadounidenses cuyas posibilidades de ahorros son improba- bles y viven en el día a día, más bien del crédito. De este modo las instituciones inmobiliarias y sus clientes perdieron sus capa- cidades de pagos a otros bancos dando paso al proceso genera- lizado de quiebra que nalmente estalló en el año 2007 hasta la fecha y que se ha extendido al mundo entero.

Historia y misterio de la FED

En un vagón de lujo que recorría el trayecto norte-sur por la Costa Este de EE.UU viajaba un selecto grupo en una acción simulada hacia un club de caza propiedad de J.P. Morgan ubi- cado en Jekyll-Island en Georgia, donde se fraguó la mayor conspiración de la historia de EE.UU. Entre los selectos inte- grantes del conspicuo grupo estaban:

Paul Warburg, representando a Kuhn Loeb y otros bancos.

Dos banqueros representantes J. P Morgan y el grupo Roths- child.

El Senador Aldrich, representando al grupo Rockefeller.

El objetivo de dicho encuentro fue elaborar en un período de 9 días un proyecto de ley que el Senador Aldrich quería pre- sentar ante el senado bajo su nombre, cuyo propósito era la aprobación de una sociedad privada de reservas a nivel nacio- nal con representación en todos los EE.UU a la cual podían unirse todos los bancos que quisieran depositar dinero para casos de crisis.

La iniciativa de Aldrich fracasó por sus obvios vínculos con banqueros y las bolsas de Wall Street de NY. La mayoría de los legisladores se mostraron escépticos y rechazaron la propuesta argumentando que no se podía dar tanto poder a un pequeño grupo de banqueros muy poderosos intrínsecamente relacio- nados entre sí.

Los concupiscentes banqueros de Wall Street no se detuvieron en el fracaso de su primera iniciativa y aprovechando el proceso electoral que se presentó en 1912 e hicieron importantes do- naciones al candidato demócrata Woodrow Wilson, quien iró- nicamente se presentaba en público como un opositor a Wall Street y prometía a los electores un sistema nanciero alejado de los intereses internacionales de ese sector.

La ley del dinero se impuso. Woodrow Wilson ganó las eleccio- nes de ese año y en diciembre de 1913, el moribundo proyecto de ley de Aldrich, fue ligeramente modi cado y aprobado con el apoyo del presidente Wilson y su partido demócrata. Se cree que muchos parlamentarios no estaban bien informados de los verdaderos propósitos de esta ley y una gran cantidad de ellos estaban ya de vacaciones de navidad.

Los parlamentarios que se percataron del engaño no fueron escuchados y no valieron las profecías del conservador Henry Cabot cuando dijo: “Una in ación colosal de los medios de pago”. Además profetizó, que la moneda oro iba a desaparecer y ser cambiada por una moneda papel no cambiable.

Voces disidentes surgieron por todo el país, advertían que esa ley era la misma de Alchich y que instituía el más gigantesco cartel del planeta. Denunciaron que la ley legalizaba el domi- nio invisible del poder monetario, decían que la nueva ley iba a producir in ación, cuando así se lo proponga el cartel.

La FED imprime billetes de banco y transforma a costos bajísi- mos papel sin ningún valor en dólares americanos y estos mis- mos dólares se los presta al gobierno de EE.UU y otros países y bancos nacionales y extranjeros. Así este ha transformado de la misma nada billones y billones de dólares por los que cobra in- terés sobre los préstamos que realiza. Por eso ningún gobierno de Norteamérica debe preocuparse por dé cit estatal mientras le permita a la FED seguir operando a sus anchas. No importa la cantidad de dinero que sea ni para lo que sea. Puede ser para inyectarlo a la economía o para nanciar guerras, sólo accionan su gigantesca máquina e imprimen dólares como los entrega- dos al gobierno de Bush para nanciar sus guerras.

Antecedentes

Antes de ser creado el Sistema de Reserva Federal los bancos privados imprimían sus billetes con la autorización del go- bierno federal. Para 1860 existían 8 mil billetes diferentes im- presos por State Banks. Después de 1880 doscientos bancos podían imprimir sus billetes, pero después de la aprobación de la ley que dio poder a la FED, sólo ellos pueden imprimir dólares americanos y nadie que se ha metido con eso ha vivido para contarlo.

Por otro lado, los demás bancos también imprimían sus billetes antes de aparecer la FED, pero esta les prohibió que lo siguie- ran haciendo. No se lo permiten ni al propio gobierno.

Hay registros que relacionan a este sector con el asesinato del presidente Abraham Lincoln y establecen que Lincoln impri- mió dinero para nanciar la guerra civil de 1861. Se dice que los intereses que ofrecían el banco Rothschild o los demás que tradicionalmente nanciaban los con ictos bélicos en los que se envolvía la nación eran muy altos, por lo que Lincoln optó por imprimir dólares estatales. Esta época se conoció como el “Greenback” La acción fue considerada por los banqueros como osada y Lincoln fue asesinado en 1865. El sucesor de Lincoln, Andrew Johnson, puso n a la impresión de billetes por motivos que nunca explicó y que aún se desconocen.

En época mucho más reciente el próximo presidente que dejó sin efecto la Executive Order Number 10289 arrebatando a la FED el omnipotente poder de imprimir los dólares americanos fue John F. Kennedy. El 4 de junio de 1963 rmó la Executive Order Number 111110 que devolvía al estado americano el poder de imprimir sus propios billetes y enterró el poder del cartel de la FED.

Kennedy fue asesinado el 22 de noviembre de 1963 por coin- cidencia, casi cien años después que Lincoln. El sucesor de Kennedy fue Lyndon B. Johnson, quien también puso n a la impresión de billetes por parte del gobierno sin dar ningu- na explicación al respecto y la FED sacó inmediatamente los billetes de Kennedy y los reemplazó por los suyos. Desde en- tonces la FED tiene el monopolio de la producción sin límites de dinero para lo que cuenta con una gigantesca máquina de imprimir billetes de banco que le sirve para obtener enormes ganancias cada año.

¿Quiénes son los dueños de la FED y de dónde son?

Los Rothschilds de Londres y Berlín. Lazard, de Paris y Francia.
Israel Moses Seif, de Italia.

Los Kuhn, Loeb y Warburg, de Alemania

Los Lehman, los Goldman, los Sachs y los Rockefeller de Nueva York.

¿Cuáles son sus bancos y acciones en la FED?

Los bancos que deciden la cantidad de dólares que se va a emi- tir o no, los que saben si habrá in ación o de ación mundial, conocen muy bien dónde y cuando se puede invertir o no. Es un juego tan sucio como jugar la lotería sabiendo el número que saldrá agraciado, imprimen dinero sin respaldo y hacen del papel oro. Estos son los privilegiados:

Bankers Trust Company 438,831 (6%). Morgan Guaranty Trust 655,443 (9%).
JP Morgan – Rothschild 1.093.274 (15%). Bank of New York 141,482 (2%).

Morgan – Kuhn, Loeb Chase Manhattan Bank 1,011,862 (14%).

Manufacturers Hanover 509,852 (7%).

Rockefeller Chemical Bank 544,962 (8%).

E Mayer – Lazard Freres Citibank 1,090,813 (15%).

Samuels, Goldman Sachs European American Bank & Trust 127,800 (2%).

Bahamas J. Henry Schroder Bank & Trust 37,493 (.5%).

Rothschild (Paris) National Bank of North America 105,600 (2%).

National Wesminter London.51

(En la actualidad esos porcentajes pueden ser diferentes)

La FED, como banco privado que es no paga impuestos, ni federal y ni estatal, aunque en teoría su funcionamiento depen- de del Congreso, nadie puede cuestionar su política monetaria y hace lo que le da la gana, emite dólares sin ningún control ni aval y nadie más puede hacerlo, especulan con las tasas de interés creando turbulencias en los mercados internacionales, provocan in ación en la economía americana y mundial sólo para sacar provecho propio de ellos, imprimen billetes en una máquina como si fueran los dioses del mundo y se los venden a las instituciones y países provocando todo tipo de desgracias y miserias humanas y nadie puede controlarlos, quitan y ponen presidentes que les sirven como lacayos, todo el mundo lo sabe, pero todo el mundo se calla, nadie dice nada, sólo el pueblo norteamericano le debe 7 billones de dólares, dólares que ellos han impreso sin ningún respaldo en una máquina y que hay que pagarle como si fueran reales.

Leave a reply