gobernador de Puerto Rico advierte a la Casa Blanca: ‘Si el matón se acerca, le daré un puñetazo en la boca’

0
11

Debido a la demora en los esfuerzos de socorro en el caso de desastre, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló y el presidente Estadounidense, Donald Trump están en rumbo de colisión. Las tensiones se han intensificado después de una polémica entrevista con la cadena CNN en donde el líder puertorriqueño expresó textualmente:Si el matón se acerca, le daré un puñetazo en la boca” “Sería un error confundir la cortesía con el coraje”.. Luego  agregó que no se quedará con los brazos cruzados mientras sus  funcionarios son acosados por la Casa  Blanca.

La tensa situación se da en el marco de una reunión  que se llevó acabo en la Casa Blanca el miércoles pasado, donde altos funcionarios del gobierno de Trump advirtieron a los representantes de la isla que estaban presionando demasiado para formalizar  una reunión entre Rosselló y el presidente Trump. Reunión que Trump se ha negado a programar  a pesar de que ya han pasado dos años del huracán María  en Puerto Rico, mientras la isla siguen atravesando una difícil situación.

La situación en dicha reunión en la Casa Blanca fue tan tensa, que según los mismos funcionarios puertorriqueños que participaron en la misma, el Asesor Comercial de la Casa Blanca, peter Navarro y otros altos funcionarios, casi amenazaron a los boricuas. Trascendió que un alto funcionario estadounidense expresó textualmente: “Tienen que dejar la P…solicitud de reunión”. “Su gobernador está j****** las cosas”, agregó Navarro, de acuerdo a fuentes que estuvieron en esa  reunión. Por su lado la Casa Blanca no comentó nada sobre el particular.

El enfrentamiento entre la Casa Blanca y la oficina de Rosselló se recrudeció después de haber trascendido que Trump había dicho  en una reunión con senadores Republicanos en el Capitolio que cuestionaba la sensatez de dirigir más ayuda de alivio de tormentas a Puerto Rico, a pesar del hecho de que miles de millones de dólares en fondos ya han sido autorizados por el Congreso. En esa reunión a puerta cerrada, Trump habría enfatizado en los totales de ayuda humanitaria para la isla tras una serie de tormentas que azotaron la isla en 2017.

Para que usted que lee este artículo pueda entender bien, Puerto Rico es un país que pertenece a Estados Unidos, por cuya condición tiene acceso legalmente a los públicos en caso de desastre naturales. Por esta razón, el Congreso estadounidense asignó casi 20 mil millones de dólares a Puerto Rico,  de los cuales , solo una mínima de mil q parte de estos fondos han sido entregado a la isla.

Aunque el Congreso ha asignado casi 20 mil  millones en fondos para desastres, el  Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Puerto Rico, solo  ha recibido una pequeña fracción de mil quinientos millones. Esto ha sido porque la legislación que enviaría más fondos a la isla, como parte de un paquete más grande ha sido bloqueada en el senado.

El portavoz de la  Casa Banca, judd Deere,  ha salido a la defensiva diciendo en un comunicado que la administración Trump está comprometida con la recuperación completa de Puerto Rico. “La isla ha recibido un apoyo sin precedentes y está en camino de recibir decenas de miles de millones de dólares de los contribuyentes”.

En dónde descansa el origen de todos estos problemas?

Sencillo, el Presidente Trump no confía en la correcta administración de estos recursos por las autoridades boricuas. El presidente está convencido y  así lo ha dicho públicamente,  al referirse al desperdicio de los recursos por los puertorriqueños, además de   la cultura de corrupción enraizada en las estructuras del gobierno boricua y sencillamente no pondrá a los contribuyentes en la trampa para corregir una crisis de gastos que ha quebrado literalmente a Puerto Rico.

“Es lamentable que tengamos que escuchar esto. Estas declaraciones carecen de empatía, pero más aún carecen de los hechos reales del asunto”, dijo Rosselló en respuesta a los comentarios de Trump.  Para luego agregar: “No están alineados con la verdad y la realidad, No. 1. y No. 2, simplemente creo que tenemos que terminar esta batalla de palabras y simplemente reconocer que no somos sus adversarios políticos, somos sus ciudadanos”. Dijo.

En estos días, Rosselló está en Washington, para reunirse con los legisladores para conseguir los recursos que estabilicen a Puerto Rico y procurar una reunión con Trump, a la que este último se ha negado. Nos trata como ciudadanos de segunda clase, eso es seguro”, dijo. “Y mi consideración es que solo quiero tener la oportunidad de explicarle por qué los datos y la información que está obteniendo son incorrectos. No creo que meterse en una pelea con el presidente sirva de nada. No creo que nadie pueda hacerlo. Lo que pretendo es asegurar que la razón prevalezca, que la empatía prevalezca, que la igualdad prevalezca y que podamos tener una discusión”. Dijo Rosselló.

Leave a reply