Operación “Rápido y Furioso”

0
14

Los clanes ma osos que operan el trasiego de armas de fuego por la frontera de EE.UU y México encontraron un verdadero oasis cuando el gobierno de Obama decidió implementar la operación “Rápido y Furioso”.

Mediante esa operación el gobierno de Estados Unidos permi- tió la venta ilegal de un arsenal bélico a los cárteles de México. La operación inició ilegal y secretamente en el 2009 y fue des- cubierta en el 2011 cuando el agente fronterizo estadounidense asesinado en Arizona, Brian Terry, fue abatido en diciembre de 2010 con armas del suministro ilegal, conocido como ‘Rápido y Furioso’. El agente fue abatido y tras una exhaustiva investi- gación se determinó que la procedencia de esa arma venía de la operación secreta en cuestión. Mediante el operativo “Rápido y Furioso” que se le atribuye a la O cina para el Control de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego conocido como (ATF) por sus siglas en ingles y que además es una dependencia directa del Departamento de Justicia Americano.

Cuando el Procurador General de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder fue interpelado por el Congreso americano, decla- ró: “Considero inaceptable que se haya permitido el paso de ar- mas de fuego hacia México en la polémica operación conocida como “Rápido y Furioso”. La presión internacional no se hizo esperar y el gobierno de Obama buscaba desesperadamente una manera de parar el escándalo y perseguía desvincular a Holder del asunto, pues de lo contrario no había forma de conseguir- lo, sobre todo cuando ya era de conocimiento del Congreso que la operación había sido un verdadero fracaso y que cien- tos de personas habían caído abatidas con esas mismas armas.

 

Cuando se vio presionado por los legisladores y declarando bajo la fe del juramento, el Procurador General de Justicia, Eric Holder rogó durante la audiencia que protegieran los do- cumentos internos que revelan detalles del operativo y alegó que su divulgación tendría un impacto muy negativo en las agencias del gobierno. Incluso, suponiendo su propio riesgo, el funcionario expresó: “ciertamente la operación supuso un esfuerzo mal encaminado para contener el alarmante trá co de armas de fuego ilegales desde EE.UU a México” y luego agre- gó: “esto es totalmente inexplicable”.

A confesión de parte, relevo de pruebas. Estas declaraciones fue- ron emitidas en la sexta comparecencia del funcionario ante el Congreso, en esta ocasión lo hizo ante el Comité de la Cámara de Representantes para la Supervisión y Reforma del Gobierno que investiga la fracasada operación “Rápido y Furioso”. Es im- portante destacar que este comité buscaba establecer si los fun- cionarios del Departamento de Justicia, incluso Holder, min- tieron deliberadamente al Congreso. Ante los ojos de muchos países, empezando por México, todo esto ha sido un circo mal montado por el gobierno de Obama y se atribuye a la concupis- cencia de las corporaciones que manejan el negocio de fabricar armas y venderlas en diferentes mercados. Se le da más valor a esta teoría que a la expresada por los círculos de la O cina para el Control de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF).

 

¿Cuál es la versión oficial sobre “Rápido y Furioso?

En realidad el gobierno de Obama ha sido extremadamente ambiguo, algunos funcionarios del (ATF) interpelados por el Congreso han confesado la existencia del programa. Es el caso del funcionario del ATF, Carlos Canino, que expresó bajo la fe del juramento que tenía conciencia del programa y que cuando estalló el escándalo se comunicó con la Procuradora General de México, Marisela Morales y le comunicó de la operación secreta del gobierno de EE.UU y en cierta forma el mismo Procurador de Justicia, cuando pide que no se divulguen los documentos que contienen la verdad sobre el criminal programa.

En apariencia el operativo se llevó a cabo con los nes de rastrear células del crimen organizado de México. No obstante, hacedo- res de opiniones creen que el verdadero objetivo fue autorizar una transacción de negocio ilícita y peligrosa que ha costado a México miles y miles de pérdidas humanas y ha sembrado el caos al empoderar a los cárteles mexicanos con armamentos de guerra vendidos con la aparente anuencia del gobierno de Oba- ma. Esto no es nada nuevo, esta práctica también fue aprobada por el gobierno de George Bush y el partido Republicano en el año 2006 mediante el Operativo “Receptor Abierto”.

Posición del gobierno de México cuando se supo la existencia del Programa “Rápido y Furioso”

Cuando se difundió la noticia de que un funcionario del ATF, Carlos Canino, había declarado bajo la fe del juramento ante el Congreso americano que había llamado a la Procuradora General de México, Marisela Morales y le había confesado lo sucedido con el programa “Rápido y Furioso” y el impacto de este con la propagación de armas de fuego potentes entre cárteles mexicanos, esas declaraciones difundidas en los medios de comunicación fueron más que suficientes para que el Congreso mexicano interpelara a la funcionaria para pedirle una explicación al respecto. El interés vino de parte del Diputado Federal del PT, Gerardo Fernández Noroña.

Si algo saben los mexicanos es que bajo el Programa de Ventas Comerciales Directas del Departamento de Estado (DCS) es que esta entidad autoriza la venta de armas a corporaciones pri- vadas estadounidenses para que estas a su vez la comercialicen a compradores en diferentes partes del mundo. Por ejemplo, el propio ejército de México hizo importaciones de armas en el año 2010 por un monto de 85.2 millones de dólares a estas corporaciones. Obviamente estos eventos trajeron una crisis entre EE.UU y México que fue manejada namente por la di- plomacia y el asunto se silenció al nal.

Si se toma en consideración las mismas palabras del Procurador General de Justicia y de algunos funcionarios del ATF que han sido interrogados quedan las dudas sobre la responsabilidad del mismo gobierno de Obama sobre el trasiego de armas ilega- les con destino a los cárteles. Esto podría sonar descabellado. ¿Cómo el gobierno de EE.UU puede permitir la venta ilegal de armas a los tra cantes de drogas mexicanos para que asesinen gente en ese país y en la frontera?

Analizando las declaraciones de los funcionarios mencionados más arriba, se podría ver como un intento fallido del gobier- no de Obama para suministrar armas a los clanes ma osos de México para que estos se maten entre sí. De ser de esta forma, entonces obviamente estaban equivocados y será más cara la cura que la misma enfermedad.

Leave a reply