Una cadena de acusaciones de racismo y acoso provoca un terremoto político en Virginia

0
15

Virginia:Los mayúsculos esfuerzos que ha hecho Virginia por convertirse en un territorio demócrata corren serio peligro. El Estado de tradición republicana hasta hace 10 años puede que vuelva a tener un gobernador conservador debido a la ola de escándalos que sacuden a los altos mandos progresistas.

Unas antiguas fotografías del gobernador demócrata Ralph Northam con la cara pintada de negro han llevado a ambos partidos a exigir su renuncia. De hacerse a un lado, su sucesor debería ser el vicegobernador Justin Fairfax.

Sin embargo, una mujer lo ha acusado de haber abusado sexualmente de ella en 2004. En el supuesto de que los dos principales queden fuera, debería asumir el cargo el fiscal general Mark Herring. Él se puso el parche antes de la herida y reconoció que también se pintó la cara de negro cuando era joven. Aún no ha dimitido nadie, pero en el caso de que los tres se retiren, el presidente de la Cámara de Delegados deberá asumir el Gobierno: el republicano Kirk Cox.

El trauma racial sigue vivo en Estados Unidos. Que políticos blancos se maquillaran el rostro con betún para caricaturizar a un afroamericano es un asunto explosivo. Hay que recordar que hace menos de dos años, en Charlottesville (Virginia) un grupo de supremacistas blancos organizaron una manifestación que terminó con un neonazi atropellando a quienes protestaban contra la extrema derecha. El presidente Donald Trump ha aprovechado este jueves la controversia para criticar a la oposición: “Si los tres políticos que están cayendo fueran republicanos se tomarían medidas mucho más drásticas. ¡Virginia volverá a la casa republicana en 2020!”, publicó esta manzana en su cuenta de Twitter.

Avatar

Leave a reply